¿Quieres asistir al Congreso: La Vida Buena y la Nueva Realidad?

LA VIDA BUENA Y LA NUEVA REALIDAD

Nada parecía ideal hasta que llegó la pandemia. La dureza de los confinamientos, la cercanía de la muerte y la incertidumbre generalizada nos llevaron a valorar sin ambages nuestra cotidianeidad más vulgar. De repente, quedar con las amistades en el bar de la esquina, salir a pasear o visitar a la familia se convirtieron en lujos inasequibles. Ni hablar de viajar. ¿De qué modo la pandemia ha alterado nuestras actividades de ocio y entretenimiento, además de nuestras relaciones personales? ¿Es posible que llegue un momento en que echemos de menos el tiempo del confinamiento?

Mientras unas puertas se cerraban, otras se abrían. Nuestra existencia biológica nos hacía sentir extremadamente vulnerables, pero también parte de un todo solidario: una comunidad humana que se apoyaba mutuamente con generosidad y desprendimiento. La posibilidad de repensar la sociedad corrigiendo las desigualdades y reordenando la economía de un modo más humano parecían objetivos a nuestro alcance, si nos lo proponíamos colectivamente. ¿Qué tiene de nueva la ‘nueva’ realidad? ¿Qué queda de esa mirada utópica en la nueva realidad?